GRACIAS POR VISITAR

lunes, 2 de mayo de 2011

El papel, protagonista.

Cada día, en el colegio, en casa o en el trabajo usamos de forma continuada papel y cartón en sus distintas variantes: copiar una nota, coger apuntes, leer el periódico o abrir una caja de galletas. Por ello es muy importante reducir su uso y separarlo debidamente para poder llevar a cabo su reciclaje.

Para entender un poco más la problemática del papel tenemos que ahondar tanto en la forma de producirlo como en su composición: el papel se constituye, básicamente, de fibra vegetal proveniente de los árboles, sólo un 8% de los materiales utilizados para la fabricación de papel a nivel mundial procede de fuentes no madereras como la paja de arroz, trigo, cáñamo….Es decir, que la producción de papel ejerce una gran presión sobre los bosques de todo el mundo.

Pero el problema no queda ahí, la industria papelera y de celulosa ocupa el quinto lugar del sector industrial en consumo mundial de energía, y utiliza más agua por cada tonelada producida que cualquier otra industria. También, se encuentra entre los mayores generadores de contaminantes del aire y del agua, así como gases que causan el cambio climático.
A esto le debemos sumar que, en muchos lugares del planeta, los bosques y otros ecosistemas naturales han sido y son todavía sustituidos por plantaciones de árboles de crecimiento rápido cuya gestión implica la utilización masiva de herbicidas y fertilizantes químicos tóxicos.

Sin embargo, ante tanta adversidad existen soluciones, que ya están en práctica. La más importante y extendida es el reciclaje de esta materia, aunque esta técnica hay que desarrollarla y perfeccionarla.

En España se recogen para su reciclaje 84 kg de papel por habitante/año. Teniendo en cuenta el consumo medio de 170 kg/habitante/año, se recicla únicamente el 49% del papel que se consume. La tasa de recuperación de papel usado en España es muy baja por la ineficiencia de los sistemas existentes de recogida de basuras. Además, pese al importante incremento de la recuperación de papel en nuestro país, sigue siendo insuficiente para cubrir la capacidad recicladora de la industria papelera española. El sector se ve obligado a importar anualmente del orden del 14% del consumo de papel recuperado de otros países.
Por ello, sería muy importante para disminuir el impacto ambiental, el perfeccionar y pulir tanto los mecanismos de recogida y separación de residuos como el conseguir aumentar la conciencia ciudadana sobre este gran problema social.
Una mejora en las infraestructuras de recogida que favorecieran la recuperación de papel y el consumo de papel reciclado no sólo beneficiaría a los bosques, el reciclaje de papel ahorra un 74% de gases que contaminan la atmósfera y genera un 35% menos de contaminación en las aguas.

¿Qué podemos hacer nosotros?

1. Reducir el uso de papel, USA SÓLO EL IMPRESCINDIBLE.
2. Reutiliza todo el que puedas: EL PAPEL TIENE MUCHAS VIDAS
3. Recicla lo que ya no se pueda reusar más: CONTENEDOR AZUL
4. Cuando compres papel asegúrate de que no proviene de bosques con alto valor de conservación, ni de bosques “artificiales” creados con el fin de producir pasta de papel, con la consecuente destrucción de hábitat original.
5. Da preferencia a papeles libres de Cloro y que no provengan de bosques transgénicos.

Así que ya sabes, por nuestra salud y la de nuestro medioambiente:

¡CONSUMO RESPONSABLE DEL PAPEL Y SUS DERIVADOS!

Datos extraídos de: Guías para un consumo responsable de productos forestales (Greenpeace)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante: